“En 2017 hubo un crecimiento del 3% en las nuevas unidades productivas en Buenaventura”

Pese al crecimiento del 3% en las nuevas unidades productivas, hubo un decrecimiento del 1% en las unidades renovadas y un crecimiento importante en las cancelaciones de empresas, “lo que refleja la realidad económica del país”. Entre las apuestas para 2018, cuando la Cámara de Comercio cumple 90 años, está impulsar el desarrollo de la zona rural. Informe especial.

 Por Jesús Agualimpia – Director de Pacífico Siglo XXI

Las Cámaras de Comercio cumplen un papel fundamental en Colombia. Se trata de entidades privadas sin ánimo de lucro y de carácter gremial, que  cumplen una misión clave a través de un mandato del Estado colombiano:  manejar los registros públicos, lo que incluye el registro mercantil. Es decir: las Cámaras de Comercio se encargan de la inscripción formal de una persona natural o  jurídica que va a ejercer una actividad económica.

También son un agente de desarrollo en la medida que trabajan por el progreso regional y por fortalecer el crecimiento de los empresarios y compañías que ejercen una actividad económica.

Precisamente, por su relevancia para Buenaventura, Pacífico Siglo XXI conversó con Alexander Micolta Sabid, el Director Ejecutivo de la Cámara de Comercio en el Distrito, quien presentó un balance de lo que fue la gestión de la entidad y sus balances durante 2017. Realidad económica de Colombia y la región, explicó Alexander, influyen de manera determinante en las Cámaras de Comercio.

¿Cómo le fue a la Cámara  de Comercio el año pasado?

A la Cámara de Comercio le va bien, mal o no tan mal, dependiendo de cómo está nuestro entorno económico. Eso quiere decir que la Cámara tendrá algunos excedentes si los comerciantes y empresarios vienen a  Buenaventura; si los que están creando nuevas empresas  se matriculan o los que ya están ejerciendo la actividad vienen y se renuevan, porque es por ley que antes del 31 de marzo de cada año se debe renovar para ejercer legalmente su actividad económica.

 Y, ¿por qué esto?

Porque usted en un año de actividad o pudo crecer, aumentar sus activos, o pudo haber tenido un inconveniente económico que haya ocasionado la disminución de sus activos o prescindir de empleos y esa información debe ser actualizada en el Registro Único, Económico y Social del país, que lo administra la Confederación de las Cámaras de Comercio.

Si hoy Buenaventura es propicia para los negocios, se crearán nuevas empresas y si Buenaventura tiene un comportamiento económico y social positivo, se podrán renovar las empresas. En ese sentido los resultados del 2017, en términos generales, fueron positivos. Cumplimos con un 94.7% de la ejecución del presupuesto de ingresos, generando un excedente económico, después de restar la ejecución de los gastos.

¿Cómo les fue con relación a las otras Cámaras?

El crecimiento general del registro mercantil a nivel nacional fue aproximadamente del 7%, un dato positivo si lo comparamos con lo que todavía no se ha hecho oficial: el crecimiento económico del país.  Algunos calculan ese crecimiento entre el 1.5% y 1.8%, respecto al año 2016. La Cámara de Comercio de Buenaventura es una Cámara mediana y frente al crecimiento en general a nivel nacional, estuvo por debajo de este indicador.

¿Cómo quedó al 31 de diciembre de 2017 la actualidad empresarial del Distrito?

En Buenaventura se mantienen  6.529 empresas formalmente establecidas, después de la cancelación y depuración de algunas unidades productivas. Debemos recordar que adicionalmente, existe en el mercado un gran porcentaje de unidades productivas informales, que están por fuera del registro de las entidades del Estado como de las Cámaras.

Según datos a nivel nacional, este indicador de informalidad se encuentra en un 48%, siendo muy alto y es uno de los grandes problemas de la economía del país. Al cierre del año en la Cámara de Comercio de Buenaventura  registramos 1.318 matrículas (1283 en 2016), lo que representa un aumento del 3%.

En renovaciones en el año 2017 se realizaron 5211, frente a 5254 del año 2016, lo que traduce una reducción del -1%. Y en cancelaciones  el año  pasado se registraron 1186, frente a 860 de 2016, es decir un 38% más. (Ver recuadro).

Es decir: los resultados muestran un crecimiento del 3% en las nuevas unidades productivas en el Distrito de Buenaventura. Un decrecimiento del 1% en las unidades renovadas y un crecimiento importante en las cancelaciones de empresas, que se generan entre otras cosas por la depuración que exige la Superintendencia de Industria y Comercio cada año una vez se finalice la jornada de renovaciones (31 de marzo).

En general los datos de cierre muestran la realidad del país, de la ciudad, frente a las situaciones que llevaron a este comportamiento como el impacto de la reforma tributaria, los días del paro cívico en Buenaventura, hurtos y extorsiones a los micros y pequeños comerciantes, entre otros contextos.

¿Cuando no se renueva la matrícula qué pasa?

De acuerdo con la norma, se tiene hasta el 31 de marzo de cada año para renovar el Registro Mercantil. A partir del 1 primero de abril, cada Cámara de Comercio del país envía un informe a la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) indicando quién cumplió con el deber de renovar y quién no. A partir de ese momento la SIC puede iniciar un proceso sancionatorio.

El proceso de renovación busca generar seguridad y confianza en los negocios y acreditarse ante los clientes como un comerciante legalmente constituido y cumplidor de sus deberes legales.

¿Hacia dónde apunta el mercado de Buenaventura, cuál es el consejo y la orientación que le pueden dar a la gente en ese sentido?

Nosotros desde la Cámara de Comercio venimos sensibilizando, motivando a nuestros comerciantes, empresarios en general, a ponerse en la vanguardia de los temas empresariales, actualizarse en conocimiento,  fortalecer algunas variables  o algunas líneas al interior de su negocio, es de allí que no solo hacemos capacitaciones sino que también realizamos un proceso de acompañamiento para poder diagnosticar y establecer soluciones o mejoramientos en ciertos aspectos que tiene el negocio y que requiere frente a la competencia. Adicionalmente analizamos las oportunidades que se pueden dar en Buenaventura y en el mercado en general.

¿Cómo hacer para que el pequeño empresario o el micro construyan sentido de pertenencia por la Cámara de Comercio?

Esto es de generar confianza, de convencernos de trabajar en equipo, es darnos la oportunidad de salirnos del plano del confort o statu quo. Para nosotros es importante que el empresario nos exija, pero nosotros también estamos exigiendo a nuestros empresarios para moverse de ese plano. No podemos desconocer los diferentes rezagos que tiene la ciudad en diferentes aspectos, como el de  los servicios públicos, y ahí hay un trabajo importante de la Cámara respecto a las soluciones a través de la intervención ante los gobiernos Nacional, distrital y ahora con el departamental.

La Cámara tiene el capital humano, los instrumentos, conocimientos, información y relaciones tanto a nivel  nacional como  internacional. Creo que nos falta trabajar en varios frentes, por ejemplo incorporar lo que es la innovación en nuestros negocios, implementar procesos de certificación como lo es el de Calidad, entre otros. Vamos a seguir trabajando en generar esa confianza  y que no solo se nos vea con la percepción de que la Cámara hace un cobro que a veces lo confunden con un impuesto, aclarando que no es un impuesto, es  una tasa contributiva la cual se recauda por mandato del Estado y se invierte para prestar el primer objetivo y misión de la Cámara, que es el servicio del Registro Mercantil.

Para este año 2018 hemos iniciado cambiando la plataforma tecnológica de servicios, que nos va a garantizar una atención mucho mejor, ágil y de mejor calidad para los registros.

Años atrás se encontraban muchos listados desactualizados. ¿Esto se superó?

Se ha ido superando, es un trabajo conjunto en el cual el empresario hace un registro y la Cámara lo recibe de buena fe, un registro de lo que el empresario dice tener y es lo que se establece finalmente. En muchos casos lo que posteriormente uno tiene conocimiento, es que esa información registrada no corresponde a la realidad. Hay ejemplos, tenemos negocios que dicen tener activos de $1 millón, y funcionan con activos de mayor valor.

 ¿Por qué algunos no reflejan esa realidad en su información financiera?

Es una tarea pedagógica, una tarea con los contadores, con los mismos empresarios, porque también va relacionado con el impuesto que usted paga a la DIAN. “Si declaro entonces la DIAN me va a cobrar más”,  es la lógica de algunos. Esto es un círculo vicioso que hay que irlo corrigiendo, en esa necesidad de ser trasparente y lo más claro posible. Además cumplir con los deberes de ser empresario tiene beneficios como ser referenciados o calificados positivamente, para los procesos crediticios con las entidades financieras.

¿Cómo va el proyecto de la nueva sede?

Estamos en un quinto intento, esperando que sea el que nos permita disfrutar de unas nuevas instalaciones, acordes con la importancia de la ciudad. Recordemos que desde el año 2012 venimos con la idea y estructurando varias alternativas de proyectos, que no solo mejore la infraestructura de la Cámara sino que sea una obra de      inversión desencadenante del desarrollo de ciudad y del centro, particularmente.

Iniciamos con una primera alternativa de un edificio de 5 pisos, pero que posteriormente nos fuimos a una posibilidad con un grupo de inversionistas  para tener una edificación de mayor altura y en ese ejercicio fuimos aprendiendo y avanzando en cuatro ocasiones.

Hemos finalizado el 2017 con un quinto intento en los cuales con el compromiso de la junta directiva y de la administración, avanzamos en la negociación definitiva con un grupo empresarial – constructor que tiene el acompañamiento de un brazo de inversionistas bastante fuerte a nivel nacional e internacional. Esperamos y auguramos que en este 2018 logremos realizar el lanzamiento del proyecto.

¿Cuál es la propuesta de la Cámara de Comercio para el 2018?

Enfocamos nuestro trabajo en mejorar la prestación del servicio registral. Además de trabajar en la competitividad empresarial de la ciudad, a través de encadenamientos productivos, enfocarnos como nunca antes en el desarrollo de la zona rural,  buscando incorporar desarrollos agroindustriales con productos en los cuales tenemos ventajas comparativas pertinentes.

Por ejemplo, el año pasado terminamos trabajando con comunidades de la zona rural del norte de Buenaventura y la mejora de la productividad del cultivo del naidi, avanzando hacia un plan estratégico de industrialización. Hoy es conocido en el mercado como el Azai y el mercado brasilero ya está jugando un papel muy importante en los mercados internacionales. Así mismo tenemos proyectado impulsar una mayor producción y transformación del cacao. Con estos dos productos queremos ir avanzando en la zona rural para mejorar producción,  dentro de un marco de mejora en la tecnificación, productividad y dar el paso a la industrialización.

¿Y qué pasa con el jengibre?

Tenemos priorizado más no descartados otros productos, como el coco, chontaduro y  borojó, son temas que se tienen en  la agenda. Estamos trabajando con entidades como Bancoldex y Procolombia, para complementar este fortalecimiento empresarial con comunidades y empresarios locales.

Nosotros no renunciamos a cumplir parte de nuestra función, ser agentes de atracción de inversión. En este momento estamos trabajando conjuntamente con los gobiernos local, departamental y Nacional, en generar la licitación para la construcción de una planta de regasificación  en Buenaventura que permitirá generar confiabilidad y competitividad para una oferta de generación energética.

Así mismo gestionamos y acompañamos el proceso de licitación de la construcción de una segunda línea de interconexión eléctrica. Seguimos gestionando las inversiones en la infraestructura de servicios públicos, en el avance del proyecto ‘Complejo de actividades económicas para Buenaventura – CAEB’, enmarcado a nivel nacional en el plan nacional de desarrollo y que se convertirá en una plataforma industrial, exportadora, generadora de nuevas empresas y de muchas oportunidades laborales.

¿Cómo va la relación con la Administración distrital?

Nuestra relación siempre es abierta, dispuestos a trabajar en equipo por nuestra ciudad, estamos trabajando con algunas dependencias del Distrito, acompañándolos en los procesos que se requieren y también estamos haciendo propuestas necesarias para la ciudad, algunas como el censo empresarial, el anuario estadístico ‘Buenaventura en cifras’,  y un el liderazgo en la formulación del plan de ordenamiento territorial moderno. Mantenemos también una estrecha relación con los miembros del Comité del Paro Cívico, hoy no podemos desconocer todo su liderazgo y  los procesos que han venido jaloneando. En el sector empresarial y gremial somos una parte que complementa el ejercicio. Las tareas a ejecutar en el año 2018 son retadoras y desafiantes.

Acerca del autor

El administrador del sitio web. =)

Publicaciones Relacionadas

Deja tu comentario